viernes, 15 de abril de 2011

Guía Ontológica - Espejo del Ser

(en redacción)



...

Partiendo de la constante observación de ese orden natural en las estructuras minúsculas y mayúsculas que conforman el reino de lo natural, esa armonía y perfección arquitectónica de todo lo que habita y hace a este planeta, comprendemos que es muy necesario encontrar una manera de aplicarla a la rutina diaria, y a la vida en sociedad.


Seguir leyendo

domingo, 3 de abril de 2011

La Relación con el Sí-Mismo

Hoy día hay más y más gentes, en especial las que vive en las grandes ciudades, que sufren un terrible vacío y aburrimiento. Como si estuvieran esperando algo que jamás llega. Las películas y la televisión, los espectáculos deportivos y las excitaciones políticas puede divertirlas por un momento, pero una y otra vez, agotadas y desanimadas, regresan al yermo de su propia vida.

La única aventura que aún merece la pena para el hombre moderno se encuentra en el reino interior de la psique inconsciente. Con esta idea vagamente en el pensamiento muchos se vuelven hoy día hacia el yoga y otras prácticas orientales. Pero tales cosas no ofrecen ninguna nueva aventura auténtica, porque en ellas sólo obtienen lo que ya es conocido para los hindúes o los orientales, sin que lleguen al verdadero contacto con el centro de su vida interior. Aunque es cierto que los métodos orientales sirven para concentrar la mente y dirigirla al interior, hay una diferencia muy importante. Jung desarrolla una forma de alcanzar el propio centro interior y de establecer contacto con el misterio vivo del inconsciente, por uno mismo y sin ayuda. Esto es completamente distinto que seguir un camino ya muy trillado…

Tratar de conceder a la realidad viva del Sí-mismo una cantidad constante de atención diaria es como tratar de vivir simultáneamente en dos niveles o en dos mundos diferentes. Dedicamos nuestra mente, como antes, a los deberes externos, pero, al mismo tiempo, permanecemos alerta a los indicios y signos, en los sueños y en sucesos exteriores, que utiliza el sí-mismo para simbolizar sus intenciones y la dirección del curso de la vida.

Hay dos razones principales por las que el hombre pierde contacto con el centro reguladores de su alma. Una de ellas es que cierta tendencia instintiva única o imagen emotiva puede llevarle a una unilateralidad que le hace perder su equilibrio. Esto también ocurre a los animales; por ej. Un ciervo sexualmente excitado olvidará completamente el hambre y la seguridad…

Otra amenaza para el equilibrio interior procede del exceso de soñar despierto que, en una forma secreta, generalmente gira en torno a determinados complejos. De hecho, el soñar despierto surge, precisamente, porque pone en contacto a una persona con sus complejos; a la vez, amenaza la concentración y continuidad de su consciencia. El segundo obstáculo es exactamente lo opuesto y se debe a una superconsolidación del Ego.

M.L.Von Franz, “La relación con el sí-mismo”,

en Carl G. Jung “El hombre y sus símbolos”, pag. 208

II Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y Educación para la Paz - Madrid

II Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y Educación para la Paz - Madrid